El mantenimiento de la caldera para el Invierno

¿Listo para poner en marcha tu caldera?

Cada vez que vuelve el invierno regresa consigo los calcetines gruesos, las bufandas de lana… o si… también se escucha el rugir de las calderas a todo gas para mantenernos a salvos del frío.

Los meses de frío son la prueba de fuego para la gran mayoría de calderas, que han pasado invernando por casi todo el resto del año.

Ahorrando gran cantidad de energía para ponerse nuevamente en marcha, pero al igual acumula gran cantidad de polvo, averías y atascos ocultos.

Lo primero que debes realizar es el chequeo general de tu caldera.

Esto te llevara menos de un par de minutos, esto te ayudará a comprobar que todo está aparentemente bien y que está lista para regresar a la acción.

Recuerda soplar bien todo el polvo que pueda haber acumulado, pero si tú eres de las personas que pasan todo el tiempo limpiando no te preocupes, tu caldera funcionara a la perfección.

Los problemas más habituales

Es necesario que puedas ser tú mismo el técnico que realice un diagnóstico de cómo está funcionando tu caldera.

Una de las cosas más frecuentes que logramos escuchar y percibir es que escuchamos un sonido o ruido de rozamiento esto significa que existe una avería en la bomba.

Si esto fuera correcto es necesario sustituir o reparar la caldera e informar a un técnico profesional que pueda ayudarte a repararla de inmediato.

Ahora si escuchas un sonido de goteo en la parte inferior de nuestra caldera, puede significar una rotura de la válvula de seguridad. O también los puntos que unen al dispositivo con el arco.

Las baja presión del circuito

Problemas que suelen aparecer al pasar el tiempo: esto es causa principal de la desaparición del agua caliente y el calor de la calefacción en nuestra casa.

Esto no es desperfecto alguno, esto responde a un pequeño desajuste que puedes resolver en cualquier momento tú mismo.

Para que todo esté funcionando correctamente, llena el circuito con la presión, la que recomienda el fabricante de la marca de tu caldera. Por lo general llenar la presión alcanza 1.5kgs en la medida del manómetro.

Otro problema habitual es la salida de humos

La forma correcta para logra detectar el problema, es corroborar el panel electrónico de la caldera.

Un error, que se puede interpretar en el manual de instrucciones de la caldera, esto bloqueará el encendido para proteger el hogar.

Esto se trata de un problema sumamente grave: ya que el monóxido de carbono generado por el funcionamiento se evacua por la chimenea y es notorio por que no sucede en la forma correcta.

Varios motivos se producen por la obstrucción, es mejor que estés siempre atentos y llames al técnico especialista en calderas para que realice un chequeo general de tu caldera antes de encenderla y así estar sabido de cualquier fallo.

Un buen mantenimiento se requiere desde el momento que se enciende hasta que se apaga, luego de que esta esté en reposo por mucho tiempo es necesario que la revises por lo menos una vez al mes con el fin de darle mantenimiento al motor.

Encendiéndola y sacudiéndola así como realizar pequeñas revisiones dentro de la misma temportada para evitar imprevistos.

Recuerda consultar a un especialista antes de que llegue el momento de usarla o meses previos al invierno.

Recuerda que las temporadas frías pueden llegar en cualquier momento del año, con estos cambios climáticos que están afectando al mundo entero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*