La calefacción el en hogar

Llega el frío e inevitablemente tenemos que comprobar que nuestro sistema de calefacción es adecuado a nuestras necesidades.

Te ofrecemos las distintas alternativas que existen en el mercado, para que consigas la temperatura ideal en tu hogar.

Lo primero que tenemos que decidir es que tipo de energí­a tenemos que utilizar.

Hay que tener en cuenta el consumo, la limpieza, la seguridad y sobre todo, el gasto económico. Es determinante el lugar donde esta situada nuestra casa, ya que esto influye de una manera decisiva en la elección de la energí­a.

La Calefacción central es ideal para lograr una temperatura igual en todas las estancias de la casa. Ademas, puede alimentarse con distintas fuentes de energí­a, como gas natural, butano o electricidad.

Las ventajas del gas natural, es que es una energí­a limpia, económica y sobre todo, que respeta el medio ambiente.

Podemos utilizar chimeneas, estufas y radiadores y normalmente no suele presentar problemas en su suministro si vivimos en una gran ciudad.

La principal desventaja es que tenemos que tener canalización hasta nuestra vivienda.

El Propano y gasóleo C se almacenan en grandes depósitos o en depósitos individuales y en caso de que no dispongamos de gas natural, son la alternativa ideal ya que son mas económicos.

El principal inconveniente, es que requieren espacio y unas medidas de seguridad adicionales, imprescindibles tanto para los tanques, como para la instalación en general.

Si se opta por la electricidad, y se desea calentar toda la casa, lo mas aconsejable es utilizar los diferentes sistemas de ahorro que ofrecen las compañías, como por ejemplo los acumuladores eléctricos, que al almacenar calor durante la noche, suponen un importante ahorro económico, ya que las tarifas nocturnas son mas baratas.

La ventaja de este tipo de energí­a es que es limpia, y también cómoda.

La idoneidad de las chimeneas, depende del tamaño de la casa, porque aunque el fuego es un elemento decorativo, que da al hogar cierto romanticismo, es conveniente apoyar este sistema de calefacción con cualquier otro anteriormente señalado.

El principal inconveniente es que la leña requiere un espacio independiente para ser almacenada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*