Geotermia y Autoconsumo

Vivimos en los tiempos cuando las energías renovables se convierten en la realidad importante ganando su puesto en el mercado energético.

Los años de su uso demostraron su eficiencia y rentabilidad respecto a los sistemas tradicionales, porque existen diferentes tipos de sistemas de climatización y abastecimiento energético que aplican las Energías Renovables; Los más conocidos son biomasa, energía solar, eólica, geotermia y aerotermia.

Los sistemas pueden ser de un solo tipo de energía o híbridos, basados en dos o más renovables.

Estos sistemas climatizan los edificios y producen agua caliente sanitaria, pero la maquinaria no puede funcionar sin la electricidad (aunque no tiene mucho consumo).

El antiguo anhelo del ser humano de poder gestionar libremente la energía y no depender ni de la red eléctrica ni de las situaciones adversas desde hace poco empezó a convertirse en la realidad.

Lo que antes parecía una ciencia ficción ya no lo es y hay varios ejemplos reales de buen funcionamiento de sistemas autosuficientes capaces de producir energía para su propio consumo o almacenamiento (para el uso posterior o para verterla en la red eléctrica).

En España hay muchas zonas a donde todavía no ha llegado la red eléctrica. Son territorios agrícolas o de montaña alejados de zonas pobladas, y en este caso, surge la necesidad de tener una instalación autónoma sin conexión a la red eléctrica.

Un sistema híbrido óptimo para el funcionamiento autónomo sin conexión a la red eléctrica podrías ser el conjunto de la instalación geotérmica y fotovoltaica.

Para la climatización del edificio y producción de agua caliente sanitaria el sistema geotérmico es ideal. Una vez instalado y conectado con el emisor – suelo radiante, permite tener calefacción y refrigeración sin necesidad de instalación de otros sistemas.

La instalación geotérmica consiste en el campo de captación con la cantidad de perforaciones y metros de perforación (en caso de geotermia vertical) que dependen de los factores como la potencia requerida, tipo del terreno, presencia de agua, etc.

Se calcula por los especialistas ingenieros para cada caso concreto:

Las sondas introducidas funcionan como transmisores verticales del calor de subsuelo, a través de la bomba de calor geotérmica se realiza un intercambio de energía térmica.

El sistema puede funcionar las 24 horas todos los días del año calentando el edificio en el período de temperaturas bajas y refrescándolo en estación calurosa. En caso de zonas de la climatología extrema, pueden instalarse los fan-coils como apoyo para los días muy calurosos.

Las necesidades de electricidad de bomba de calor geotérmica puede cubrir la energía solar fotovoltaica.

Las instalaciones de paneles solares fotovoltaicos permiten suministrar el servicio eléctrico en corriente continua y en corriente alterna (a través de un inversor) como en la red eléctrica de distribución pública.

El sistema se complementa de un generador como un elemento de soporto para los casos de fuerza mayor para que genere la electricidad en caso de insuficiencia del sistema fotovoltaico.

Los elementos principales de una instalación solar fotovoltaica son: el campo fotovoltaico que consiste de los paneles que captan la radiación solar y la transforman en la energía eléctrica; acumuladores o baterías para el almacenamiento de la energía producida durante horas del sol intenso; un equipo electrónico de regulación de carga de baterías que las protege de descargas y sobrecargas e inversor o ondulador para transformar la corriente continua en la corriente alterna (220 V, 50Hz) para el funcionamiento de la bomba de calor geotérmica y otros aparatos de consumo.

Otro modelo de la instalación autónoma podría ser la de energía aerotérmica apoyada por energía solar fotovoltaica.

Este sistema también puede ser muy interesante a la hora de realizar la inversión ya que la falta de necesidad de hacer perforaciones abarata considerablemente la obra, pero hace falta calcular bien los beneficios adquiridos porque un kilovatio producido por el sistema aerotérmico cuesta más que uno producido por geotermia (la bomba de calor geotérmica consume menos electricidad que la aerotérmica).

De este modo aumenta la necesidad en energía eléctrica, lo que tiene sus consecuencias materiales a la hora de calcular e instalar el campo de paneles fotovoltaicos para la producción de electricidad.

Sin duda, los elementos de almacenamiento tienen su coste que puede ser más o menos elevado, paro la posibilidad de tener energía eléctrica gratuita durante todo el año es inapreciable y, además, cualquier sistema de energías renovales, se rentabiliza a medio-largo plazo es cuando se podrá calcular el factor de ahorro del complejo instalado.

La principal ventaja de los sistemas de autonomía energética, además de eficiencia y sostenibilidad, es la ausencia de emisiones de gases de efecto invernadero.

Creemos que las instalaciones autónomas que funcionan con las energías renovables en el futuro próximo se convertirán en la realidad en todo el mundo igual que las tecnologías de energías renovables que hoy día nos permiten extraer la energía limpia e inagotable.

Esperamos poder dejar el planeta limpio a otras generaciones, reducir la dependencia energética y hacer nuestra vida más cómoda y sostenible.

No es una tarea fácil, pero merece cumplirla.

Un comentario sobre “Geotermia y Autoconsumo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*