El papel del arquitecto en el sistema energético actual

El empleo de los arquitectos es polifacético y abarca muchos aspectos de gran importancia, empezando por la parte técnica de la seguridad de la construcción que depende directamente de un cálculo bien hecho y material elegido, siguiendo por los sistemas prescritos para instalación para hacer el uso de la vivienda más confortable y terminando por la estética de diseño del proyecto arquitectónico que tiene que cubrir las expectativas del futuro propietario y los requerimientos administrativos de cada zona.

Durante su trabajo el arquitecto tiene que contar con una enorme cantidad de detalles que al final del proceso se convertirán en una obra completa dedicada a satisfacer las expectativas del cliente y hacerlo sentirse feliz.

En el trascurso de últimos años en el concepto de la vivienda han surgido unos cambios importantes.

Los términos tales como la sostenibilidad y el impacto al medioambiente ocuparon un lugar importante en el área de la arquitectura y de la construcción. Al mismo tiempo ha sufrido una evolución considerable en el tema del uso de las energías en la vivienda y las tecnologías de la climatización, como la geotermia.

Si mejoras tu edificio, mejoras tu vida”, así es el lema actual del sector inmobiliario. Y la cuestión energética es una base sobre la que se construye la edificación sostenible.

Los arquitectos son los primeros prescriptores del modelo energético del que va a disponer la vivienda.

Si no todos los clientes son suficientemente consientes de la importancia que lleva esta cuestión, la responsabilidad del arquitecto es calcular y prescribir un sistema energético óptimo para cada vivienda teniendo en cuenta la situación actual, los precios y el beneficio a medio-largo plazo.

Hace poco tiempo para climatizar una vivienda se prescribían por defecto las soluciones clásicas tradicionales basadas en los combustibles fósiles.

Ahora tenemos un cambio radical de la situación: El arquitecto tiene que dominar la información actual sobre las posibilidades energéticas.

Sin duda, las cosas se han evolucionado con una velocidad vertiginosa. Si no queremos perder el tren de oportunidades, hay que seguir todos los procesos actuales.

Así el arquitecto se convierte en el actor determinante frente al cambio de paradigma energético.

Las normativas regulatorias confirman esta idea: la nueva estrategia europea de climatización, hablando del parque nuevo de la vivienda, dice que en la etapa del proyecto del edificio los arquitectos deben incorporar nuevas tecnologías, diseño y materiales.

Según la investigación de IDAE, de casi 20% del consumo final de energía es responsable el parque residencial. Por esta razón se presta tanta atención a este tema.

Desde hace poco es obligatorio tener en cuenta la certificación energética que demuestra qué es realmente un edificio eficiente.

Aquí aún no hemos obtenido un resultado satisfactorio: a día de hoy sólo unas 3000 viviendas españolas han conseguido la alta clase energética.

El control climático del interior, la ventilación, la iluminación, la acústica son aspectos esenciales a tener en cuenta a la hora de iniciar el proyecto de un edificio. Sin perder de la vista el ahorro energético y el compromiso entre rentabilidad, eficacia y sostenibilidad.

Es la multitarea del arquitecto.

Resumiendo todo arriba indicado: los arquitectos son las figuras de una gran importancia responsables por el modelo energético que lleve el proyecto. Su reto es seguir los avances tecnológicos para el bien de todos.

Son protagonistas actuales de gran aportación al nuevo sistema energético.

Arquitectura inteligente: paso importante hacia la sostenibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*